TITULARES
Inicio | Foro | Editorial | Editorial Foro Nº 72

Editorial Foro Nº 72

Isabel Alvarado Cabrero
Racismo Científico (o la falsa medida del hombre)

Los tiempos que corren nos ponen de manifiesto que la brutalidad humana es cíclica y que los hechos atroces que hemos leído en los libros de historia no son cuestiones del pasado, pero también del presente, en una época en la que el hombre ha alcanzado su máximo desarrollo científico y tecnológico.

El sueño del hombre bueno es convivir con sus hermanos de todas las latitudes y aprender que cada uno es diferente, no mejor o peor. Ante el panorama que ahora contemplamos, pensé con cierta ilusión que algo poderoso nos mantendría unidos a todos los que nos dedicamos a servir a la humanidad y que de una u otra forma practicamos algo que denominamos ciencia, ya que como dice Hawking, ésta última no es solo una disciplina de razón, sino también de romance y pasión.

En mi búsqueda de datos para afirmar con mayor vehemencia que la ciencia puede servir de vínculo entre los hombres de todas las latitudes, use dos palabras claves, racismo y ciencia, mi sorpresa fue mayúscula al darme cuenta de la gran cantidad de estudios que se han hecho a lo largo de la historia para demostrar que la raza blanca nórdica es la más inteligente y superior de manera que se puede crear un orden social en base a eso.

La definición de racismo científico es el acto de justificar las desigualdades entre grupos naturales de personas por medio de la ciencia, y aparece como unión de la creencia de la clasificación progresiva de las distintas poblaciones humanas y del hecho de que la ciencia otorga un conocimiento que no se puede desautorizar

Se ha llegado a declarar que la raza negra es la más primitiva, principalmente la raza negra australiana, seguida de la americana, la amarilla u oriental, y finalmente la blanca, con todo lo dicho podemos tristemente observar que la ciencia ha promovido la ideología del racismo, ha abusado del poder que se le concede para justificar la discriminación humana.

Se han propuesto explicaciones científicas diferentes en defensa de la discriminación racial, todas ellas avaladas por una larga tradición. Un enfoque ha sido el alegar que existen peligros biológicos en la mezcla de razas. Precisamente, sobre la base de ese principio, en los Estados Unidos de América y Sudáfrica se aplicaron durante muchos años leyes que prohibían los matrimonios mixtos.

Las primeras pruebas que presuntamente corroboraban esa conclusión se presentaron a mediados del siglo XIX y estaban basadas principalmente en las opiniones de algunos médicos, quienes sostenían que, debido a la mezcla de sangre, los “mulatos” eran mucho mas propensos a padecer enfermedades que sus progenitores.

Como podemos ver, el racismo se encuentra entre nosotros, multiforme y muy vivo. El racismo ha sido criticado, denunciado, criticado, cuestionado, mil veces. ¿se ha ganado la partida?, por supuesto que no.

Los males racistas poseen un carácter orgánico, son inherentes a un sistema socioeconómico, cultural, global y no desaparecerá a menos que este sistema y su funcionamiento sean reorganizados de otra manera.

El principio de que todos los hombres son iguales en dignidad y valor, sin distinción de raza, sexo, lengua, religión, opiniones políticas, posición económica o nacimiento, que a finales del siglo XVIII levantaba entusiamos revolucionarios, se ha convertido hoy en un tópico institucionalizado, cuya evidencia nadie parece cuestionar en teoría, por más que se vulnera continuamente en la práctica.

Creo que el deber de cada uno de nosotros es considerar que la ciencia comete suicidio cuando adopta un credo, debemos procurar entonces que la ética y la ciencia se den la mano

Dra.Isabel Alvarado Cabrero
Jefa del Servicio de Patología
Hospital de Oncología, Centro Médico Nacional
Siglo XXI, IMSS

 

Acerca de Dra Isabel Alvarado Cabrero

Jefa del Servicio de Patología del Hospital de Oncología Centro Médico Nacional Siglo XXI, IMSS México, D.F

Check Also

Editorial Nº 93

PATOLOGIA LATINOAMERICANA: DIVERSIDAD, CONTRIBUCION AL CONOCIMIENTO CIENTIFICO Y LAS BUENAS PRACTICAS EN LA ERA DE LA PATOLOGIA MOLECULAR
Desde las primeras descripciones celulares de Virchow en su primigenio microscopio unilocular hace más de treinta lustros, hasta las modernas técnicas moleculares de detección de sutiles mutaciones, la motivación y pasión por entender cómo funciona el cuerpo humano y como se altera su compleja homeostasis, han sido los pilares de esta búsqueda de la verdad. Así como en otras partes del mundo, en Latinoamérica, esa pasión ha contribuido al conocimiento de diversas enfermedades propias de nuestra región.

6 Comentarios

  1. Beatriz Arango de Samper

    Muy buena reflexión y muy actual, en este mundo con tantos cambios que no son propiamente hacia adelante, parecen invitar a un retroceso y pérdida de humanismo.

  2. Rafael Medina-Flores MD

    Querida Isabel, recuerdo con gusto mi convivencia contigo cuando hiciste una estancia corta en la Universidad de Emory en Atlanta, yo era entonces residente de Patología Anatómica y Clínica en mi 2ndo año. Me consta que profesores de varias universidades norteamericanas te han invitado a ti personalmente a colaborar en decenas de proyectos de investigación, sería una injusticia hacer una generalización de racismo a toda una sociedad por los dichos de un político estridente y oportunista. Tus colegas norteamericanos y México-americanos te mandamos un abrazo fraterno, con la esperanza de que al final triunfen la buena ciencia, la tolerancia y la decencia.

    • Isabel Alvarado-Cabrero

      Estimado Rafael,
      Qué gusto y qué sorpresa volver a encontrarte, muchas gracias por tu comentario. Es muy bueno saber
      que gente mexicana como tú demuestre con su valía, que lo expresado acerca de nuestro país, por muchos, es mas por ignorancia o tristemente por racismo
      Un fuerte abrazo
      Isabel

  3. Nosotros los patologos somos los mas indicados para promover y sostener que hasta bajo el microscopio todos somos iguales. Como patologo mexicano en el extranjero siempre disfruto mucho sus comentarios editoriales. La felicito Dra. Alvarado y le mando un fuerte abrazo,
    Vicente

  4. Isabel Alvarado-Cabrero

    Est5imado Dr.Loyola,
    Gracias por sus comentarios y la alegría que produce en mí saber que podemos sembrar cada día una semillita

    Un abrazo
    Isabel

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *