Inicio | Dra Isabel Alvarado Cabrero

Dra Isabel Alvarado Cabrero

Jefa del Servicio de Patología del Hospital de Oncología Centro Médico Nacional Siglo XXI, IMSS México, D.F

Editorial Nº 104

Edición genética (¿copiar y pegar?)
Uno de los grandes sueños de la humanidad es modificar a su voluntad el entorno que de manera implacable nos impone la naturaleza. La conquista del fuego, el aire o la medicina son pasos esenciales que nos han permitido ser la especie dominante en el planeta. Pero, existen todavía, varios aspectos que se han mantenido inalterables, uno de ellos es el material genético.
La historia de nuestra especie está marcada por una progresión evolutiva y técnica para intentar crear un sistema que cada vez dependa menos de los procesos azarosos, como las inclemencias del tiempo o en su grado final, la determinación genética.

Leer completo »

Editorial Nº 102

El cirujano sin límites (o arráncame la vida)
La cirugía no siempre se ha considerado una práctica médica y desde luego en la antigüedad no gozaba del prestigio merecido que hoy tiene. Esto se debía fundamentalmente a las limitaciones que durante miles de años estuvieron vigentes y procuraron a los actos quirúrgicos un halo de oscurantismo y de muerte que causaba no pocos problemas a los que por entonces se atrevían a practicarla, desafiando así las leyes de la naturaleza con el simple uso de sus manos (keiro-cheiros-mano/eros_trabajo: trabajo manual)

Leer completo »

Editorial Nº 100

Espiritualidad y Medicina (una reflexión agnóstica)
Hace poco me enteré de que existe una segunda Piedad de Miguel Ángel, con ella me topé mientras admiraba las obras que alberga el maravilloso Castillo Sforzesco de Milán, la primera Piedad está ubicada en la Basílica de San Pedro del Vaticano. Si en forma superficial, comparásemos estas dos obras, tal vez tendríamos la sensación de que la segunda Piedad está inacabada, pero si por un momento nos incorporamos en el sentir del artista, podemos observar que la Pietá de Milano expresa un sentimiento tan profundo que se transforma en esa energía que surge de la dualidad dolor/ amor, el hijo regresa a la madre y ellos se funden a la vez con el trozo de mármol del que surgen.

Leer completo »

Editorial Nº 98

El hombre con la biblia en las manos (sangre de mi sangre)
El anuncio de un embarazo en un buen número de familias ocasiona una gran algarabía, ya que de manera directa o indirecta augura a cada uno de sus miembros, fertilidad, cosecha, milagro, eternidad.
El niño es la esencia pura de divinidad, un papel en blanco, una masita amorfa lista para ser moldeada con cuidado, sabiduría y amor para alcanzar así el atributo de obra de arte. ¿Es el pensamiento de Dios quien determina el destino de un hombre? o ¿es el destino de un hombre quien determina el pensamiento de Dios?

Leer completo »

Dolor abdominal, sangrados menstruales e intermenstruales profusos

Muer de 49 años sin antecedentes de importancia.
Padecimiento actual: lo inició con dolor abdominal, sangrados menstruales e intermenstruales profusos, por lo que acudió a su hospital. Se realizó un legrado endometrial con diagnóstico de endometrio proliferativo tardío.
El ultrasonido pélvico mostró un útero con múltiples nódulos, y en la tomografía computada se corroboró el diagnóstico de leiomiomatosis uterina.

Leer completo »

Editorial Nº 95

La nota roja (o los cuerpos desmembrados)
Nuestra civilización actual vive inmersa en un bombardeo de información tan inmenso cuyo impacto puede ser dañino para el receptor “en ciernes” o para cualquier individuo que tardíamente lucha por encontrarse a sí mismo. La libertad de acción y del uso de la palabra de la que en general gozamos los seres humanos nos obliga a ser éticos, ya que una palabra hiere más profundamente que un cuchillo; así mismo, se tiende a poner mas palabras allí donde faltan las ideas.

Leer completo »

Editorial Nº 92

Estábamos mal y llegaron el calidólogo y el licenciado (mundo de papel y de dinero)
¿Existirá mayor tragedia que perder la salud?, no lo creo. La enfermedad es el tirano más temible y es que la inactividad y el estar confinados a un espacio reducido nos lleva de manera inexorable a mirarnos sin prisa en el espejo, experiencia dolorosa para un espíritu no preparado.

Leer completo »