Inicio | Foro | Editorial | Editorial Nº 92

Editorial Nº 92

Estábamos mal y llegaron el calidólogo y el licenciado (mundo de papel y de dinero)

¿Existirá mayor tragedia que perder la salud?, no lo creo. La enfermedad es el tirano más temible y es que la inactividad y el estar confinados a un espacio reducido nos lleva de manera inexorable a mirarnos sin prisa en el espejo, experiencia dolorosa para un espíritu no preparado.

El cuerpo humano es la obra maestra por excelencia a la que se le ha agregado ese soplo divino que denominamos razón. Médico, tu oficio fue considerado alguna vez el más noble, ya que lleva implícito tu deseo por reparar la obra maestra, lo cual requiere dedicación, sacrificio y gran entrega.

Por ley natural cualquier acción o movimiento emprendido tiene su clímax, pero también su periodo decadente. Esta ley no respetó al ámbito médico, el explicar el porqué de esta situación es motivo de otra discusión, que esta reflexión no pretende analizar. Lo cierto es que este periodo de crisis provocó sendas hendiduras por las que se infiltraron a los hospitales el calidólogo y el licenciado.

Todo sistema de producción implica una serie de procesos cuyo fin último es el conseguir un determinado artículo. Nadie mejor que los japoneses conoce el concepto de calidad y prueba de ello es el sistema de producción Toyota utilizado en la empresa automotriz que lleva su nombre. En dicho sistema no se permiten errores, en cuanto uno se presenta se detiene todo el proceso, es así que el auto que sale al mercado, tiene al menos en teoría, 0% de errores.

Este y otros sistemas de calidad se han implementado en los hospitales, en un inicio con buenos resultados ya que los procesos se ajustaban en forma estricta al proceder médico. El advenimiento de la evaluación rigurosa de los hospitales para calificarlos y con ello declararlos aptos o no para la atención médica degeneró en numerosos rubros, normas y reglas contenidas en sendos mamotretos, la complejidad de los mismos dio refugio al calidólogo.

¿Qué hay de malo en ello?, pues que hoy lo importante no es el acto médico per se, tampoco los recursos que requiere para llevar a cabo una atención digna al paciente, pero que tenga de manera pulcra y ordenada todos sus procesos, plasmados en múltiples documentos, se cumplan o no. Hoy el médico es administrador de un mundo de papeles, que lo asfixian, que lo atormentan y lo que es peor, lo alejan de su antes sagrado oficio.

Las evaluaciones externas llegan y revisan los mamotretos y si todo está en orden, lo demás no importa. ¿Y qué es lo demás?, la realidad de los hospitales, todo en el papel es perfecto, pero no se refleja en las grandes carencias que hoy sufren nuestros hospitales.

Calidólogo, nada tengo en tu contra, sólo te pido que bajes de tu pedestal y vengas a la trinchera, conviértete en soldado y descubre qué es lo que hace falta para ganar la batalla al gran Apolo, Dios de la muerte súbita y de las enfermedades.

Fondo del abismo

Y por otras de las hendiduras llegaron a nuestros hospitales los licenciados. ¿Quién es capaz de ponerle precio a una vida?, ellos, sin lugar a duda, ellos. El médico está hoy sometido a los parámetros impuestos por estos individuos a los que poco les importa los conceptos de salud y de enfermedad.

Ellos han denigrado a las instituciones médicas y las han convertido en cajas registradoras. El éxito de un hospital ya no es el de velar día y noche por la salud del ser humano, pero el de cuánto dinero genera, aunque para conseguir tal objetivo se tenga que pisotear todo, desde la integridad del médico y qué decir de la del paciente.
Médico, se te ha despojado de tu báculo, la vara de Asclepio está en posesión de manos enemigas, levántate, lucha por tus derechos, recuerda al ave fénix, resurge de las cenizas, el círculo ya se cumplió. De la decadencia ha de surgir de nuevo el siglo de la luz y de la esperanza.

Acerca de Dra Isabel Alvarado Cabrero

Jefa del Servicio de Patología del Hospital de Oncología Centro Médico Nacional Siglo XXI, IMSS México, D.F

Check Also

Editorial Nº 103

La medicina, ayer, hoy y mañana!!!!
Las agrupaciones medicas se definen como un grupo de profesionales con estudios en medicina cuyo principal fin es el logro del bienestar del paciente.
Se reconocen diferentes especialidades y subespecialidades ya establecidas y otras más, que van emergiendo con mayor complejidad.
Desde hace mucho tiempo, la sociedad ha idealizado al médico como el ser humano que realiza grandes proezas y sin derecho a la duda ni a la equivocación.
En general, el paciente y la familia son altamente demandantes y con la llegada de la tecnología, en especial con la consulta al internet de las diferentes enfermedades, empiezan a consultar todo lo que pueden de su padecimiento y a exigir diferentes tratamientos. Para recurrir a esto existen más de 275 millones de páginas en la Web, y se afirma que aparecen 20 millones adicionales cada mes que pasa. De ellas, centenares de miles son médicas y de asuntos relacionados con la salud.

7 Comentarios

  1. JAIME ARTURO MEJIA MD

    Excelente reflexión, gracias por invitarnos a revisar nuestras bases, lo fundamental

  2. Jesús Pérez García

    Siempre regocijado con la lectura de sus editoriales y profundamente conmovido con el justo abordaje del monstruo de papel que representa la “calidad” en salud de nuestros sistemas de escritorio (mis excusas pero siempre le he llamado: “de nalgas”).

  3. Lillian Romero MAP

    Gracias maestra, por darme un aliento más, sabiendo que más de uno piensa igual que yo.
    Gracias por alentarnos a no dejar la convicción por la conveniencia.
    Y adelante, que somos más los buenos, que aquellos que aprovechando estás “oportunidades” hacen del arte médico, un mercado.
    Saludos cordiales y espero verle pronto.
    Desde un rincón de la Paz BCS.

  4. Lamentablemente nuestros sistemas de salud (en todos los niveles) están corrompidos, nuestros directivos no ven pacientes, ven números, no ven medicos, ven empleados, estamos ante un abismo que parece que no tiene fondo, es cada día mas difícil realizar nuestro trabajo, pero tenemos que hacer lo necesario para que nos escuchen y sepan laque nuestras necesidades son derivadas de la de nuestros pacientes. La calidad no es mal, yo creo que loma esta en los medios para conseguirla. Un gran abrazo a todos, en especial a usted Dra. Isabel, por lo pronto feliz navidad y un año 2018 que nos espera de mucha lucha..

    • Lamentablemente nuestros sistemas de salud (en todos los niveles) están corrompidos, nuestros directivos no ven pacientes, ven números, no ven medicos, ven empleados, estamos ante un abismo que parece que no tiene fondo, es cada día mas difícil realizar nuestro trabajo, pero tenemos que hacer lo necesario para que nos escuchen y sepan laque nuestras necesidades son derivadas de la de nuestros pacientes. La calidad no esta mal, yo creo que lo malo esta en los medios para conseguirla. Un gran abrazo a todos, en especial a usted Dra. Isabel, por lo pronto feliz navidad y un año 2018 que nos espera de mucha lucha..

  5. Wau soy asistente del Director de un hospital y este articulo me ha impactado….. siempre quise ser Doctora no lo logre sin embargo, he trabajado mucho tiempo en el ámbito medico y creo que recuperar las bases de la medicina del buen doctor y de la ética profesional que para esto conlleva, es una labor de todos los administrativos al comprender la labor propia de un Medico, felicidades por esta publicación en lo que a mi respecta lo considerare y en la medida de lo posible hare lo que pueda para que mis jefes administrativos asi lo vean. RECUPERAR LA ETICA Y PROFESIONALISMO EN EL AREA MEDICA Y APOYAR A NUESTROS PROFESIONALES EN MEDICINA ES LABOR DE TODOS.

  6. Estoy en total acuerdo con estas reflexiones. Desafortunadamente hemos cedido en mando de nuestra profesión a personas no calificadas en reconocer lo que es realmente buena calidad en medicina. Métricas adaptadas de las industrias que producen artículos materiales, palpables, contables y medibles no se adaptan en forma simple y obtusa a la medicina.
    Se necesitan médicos en colaboración con calidólogos y licenciados para medir la calidad del servicio; y no calidólogos y licenciados sin colaboración médica.
    Desafortunadamente medicina, desde mi punto de vista, se convirtió en un “Servicio Especial” manejado por personas con buenas intenciones (por mayor parte); en el cual nosotros somos los visitadores/visitadoras y el “servicio” es manejado por Pantaleones Pantojas.
    Mientras nosotros sufrimos y aguantamos todos los gajes del oficio, la constante presión del volumen contra el tiempo, el gaste físico y mental, el mal pago, etc… la administración recibe los mejores beneficios y salarios posibles.
    Tenemos que retomar el control administrativo de nuestra profesión, regresar a practicar medicina, y no estar satisfechos con solamente ser los visitadores que proveen un servicio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *