Saltear al contenido principal

Cuadros repetitivos de infección de vías urinarias

Hombre de 42 años de edad
Sin antecedentes de importancia
Inició su padecimiento actual con cuadros repetitivos de infección de vías urinarias
El cuadro cedió por 3 meses, posteriores a los cuales se agregó hematuria
En un estudio de cistoscopia se detectó una lesión «papiliforme» de 1.5×1.4cm

 

 

Cual es su diagnóstico?

 

Si ya pensó su decisión , CLIC AQUÍ para leer la respuesta...


[divider] [box type=”note” align=”alignleft” ]

DIAGNÓSTICO:

Papiloma invertido de la vejiga urinaria

La neoplasia más común de la vejiga urinaria es el carcinoma urotelial. De acuerdo con la OMS 2004, las neoplasias uroteliales se dividen en papiloma, neoplasia papilar urotelial de bajo potencial de malignidad, carcinoma urotelial de alto grado y neoplasias uroteliales no invasoras.
Las neoplasias uroteliales no invasoras incluyen al carcinoma in situ, displasia urotelial, adenoma nefrogénico y papiloma invertido.

Existen algunos reportes en la literatura de papilomas invertidos, la mayoría de ellos son casos reporte o pequeñas series. Las series con mayor número de casos incluyen 53 y 75 casos respectivamente. En 2013, Picozzi et al reportaron una serie que incluye 365 pacientes.

El tamaño de la lesión varía de 1 a 50mm (mediana de 12.8mm). La mayoría de los casos ocurren en la quinta o séptima décadas de la vida, con una mediana de edad de 59.3 años (rango 20-88 años). La lesión ocurre con mayor frecuencia en varones, con un radio hombre:mujer de 5.8:1

El principal diagnóstico diferencial es con una neoplasia urotelial endofítica, como la neoplasia urotelial invertida de bajo potencial de malignidad o el carcinoma urotelial invertido de bajo o alto grado.

El papiloma invertido se considera un factor de riesgo para el desarrollo de carcinoma urotelial y desde el punto de vista clínico es necesario confirmar este diagnóstico (variabilidad interobservador). Se requiere de un seguimiento estrecho si el diagnóstico histológico es definitivo o dudoso.

Referencias:
1. Urologic Oncology: Seminars and original Investigations 2013; 31: 1584-1590
2. J Urol 2003; 170: 1209-1212
3. BJU Int 2011; 107: 24-28
4. Cancer 2006; 107: 2622-2627

[/box]

 

 

 

 

 

 

Esta entrada tiene un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Volver arriba