Saltear al contenido principal

Placa indurada bilateral en brazos

Dr. Gonzalo De Toro
Dra Gabriela Strauch

Clínica
RNT 38 semanas GEG, parto cesárea en buenas condiciones
Hijo de madre multípara, diabética crónica insulinodependiente
A los 10 dias se presenta con placa indurada bilateral en brazos
Eco doppler color: descarta lesion vascular o tumoral.
Estudio directo: Presencia cocaceas gram (+)

¿Cuál es su diagnóstico?

[divider] [box type=”note” align=”alignleft” ]

Diagnóstico

Necrosis grasa del recien nacido

reto-14-t.008

reto-14-t.009

La necrosis grasa del recién nacido (NGRN) es una rara enfermedad que afecta al tejido adiposo y que se desarrolla durante las primeras semanas de vida, en recién nacidos de término o post-término.

Las lesiones aparecen entre la primera y la sexta semana de vida con edema y eritema, que evolucionan a nodulos y placas eritemato-violáceas en dorso, hombros, glúteos, brazos, muslos y mejillas. Son de consistencia duro-elástica, pueden ser únicas o múltiples y raramente bilateral. Suelen ser asintomáticas, aunque puede existir sensibilidad local que conduce al neonato al llanto cuando es manipulado.

Su patogenia es desconocida, pero la principal hipótesis plantea que condiciones locales o sistémicas pueden inducir hipoxemia subcutánea y necrosis de adipocitos.

Se han identificado factores predisponentes para el desarrollo de esta enfermedad:
Maternos: Diabetes gestacional, preeclampsia, uso de bloqueadores de calcio o consumo de cocaína durante el embarazo.

Complicaciones del parto: Hipoxemia, hipotermia, infecciones y trauma cutáneo.
Neonatales: Anemia o trombocitosis.

El diagnóstico se realiza en base al cuadro clínico y al estudio histopatológico, el cual evidencia necrosis grasa con un infiltrado granulomatoso compuesto de linfocitos, histiocitos, células gigantes tipo cuerpo extraño y depósito de cristales de colesterol.

La ecotomografia doppler color es un examen no invasivo que permite apoyar al diagnostico clínico, ya que existen signos sugerentes de la presencia de necrosis grasa, tales como el aumento de grosor y ecogenicidad del tejido celular subcutáneo, así como también la presencia de focos anecogénicos de licuefacción del tejido adiposo.

La NGRN generalmente sigue un curso benigno, con completa regresión de las lesiones en pocas semanas (en algunos casos puede permanecer una leve atrofia de la piel luego de la resolución del cuadro). Sin embargo, pueden presentarse complicaciones graves como trombocitopenia, hipoglicemia, hipertrigliceridemia e hipercalcemia. Esta última es la complicación más frecuente y seria; aparece cuando la necrosis grasa comienza a resolverse, manifestándose con letargía, irritabilidad, hipotonía, vómitos, poliuria, polidipsia, deshidratación, constipación y mal progreso ponderal.
Debido a que la NGRN es un cuadro auto-limitado, el manejo está enfocado a la pesquisa y tratamiento de las posibles complicaciones, para esto es necesario solicitar hemograma, glicemia, perfil lipídico y calcemia. La hipercalcemia puede aparecer hasta 1-6 meses luego del inicio de las lesiones en piel, por lo que se recomienda controlar calcemia semanal o bise-manalmente al menos durante seis meses.

[/box]
Esta entrada tiene 2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Volver arriba