Inicio | Ultimas noticias | Criminalizado el ejercicio diagnóstico

Criminalizado el ejercicio diagnóstico

COMUNICADO

El diagnóstico en Medicina, y particularmente en Patología, depende de complejas variables objetivas y subjetivas que ninguna técnica adicional, por más refinada que sea, puede resolver en múltiples circunstancias.   Como es natural en toda acción humana hay un margen de error donde puede caer hasta el más eminente profesional. En nuestra especialidad son muchos los ejemplos complejos en los que la reproducibilidad entre ‘expertos’ es pobre, por existir ese margen más amplio con mayor posibilidad de afectar de manera perversa la decisión del profesional en contra de su intención de beneficiar siempre al paciente.

En días recientes la Honorable Corte Suprema de Justicia de Colombia,  en sentencia respetable como todas las decisiones supremas, criminaliza un error diagnóstico realizado por un apreciado miembro de la Asociación Colombiana de Patología, quien con la más alta solvencia profesional y ética contribuyó por más de 40 años a la formación de profesionales médicos y especialistas en Patología en un ejercicio  comprometido con la academia y la investigación, sin tacha o sesgo alguno que hubiese generado duda sobre su sabio ejercer hipocrático en esta rama de la medicina.

El Dr. José Edgar Duque Echeverry constituye un paradigma del profesional con solvencia y dignidad cuya rectitud, probidad y carácter justo le permitió construir respeto entre sus allegados médicos e investigadores durante su larga carrera. La comunidad académica y las generaciones de médicos egresados de la Universidad del Valle (Cali) destacan la valía de maestro del Dr. Duque y reciben esta sentencia como una afrenta a la labor abnegada del ejercicio profesional de la medicina, por lo exagerada y asimilable a condena criminal que se impone más como sed de venganza que de justicia.

Representa una visión temeraria y perversa digna de inquisidores el concebir que al cometer un error en el proceso de la compleja decisión diagnóstica el patólogo se distancia de su sagrado deber de proteger la salud y la vida y asume la intención de hacer daño. Penalizar con arresto, suspensión profesional y millonaria indemnización como lo hace la sentencia eleva a jurisprudencia la criminalización del error y alebresta a todo aquel que, desconociendo lo complejo del ejercer profesional médico y mucho menos valorando la capacidad de compromiso por el cuidado de la salud y la vida, procura dividendos financieros tras el supuesto que quienes ejercemos la profesión médica somos una elite económica digna de esquilmar.

Por otra parte, la difusión en algunos medios masivos de la noticia sobre el fallo de manera desequilibrada, sin valoración de contextos y con la insinuación amarillista de que el patólogo se ha escondido o evade su responsabilidad, es otro punto adicional de injusticia distante de la realidad que representa un aliciente para motivar futuras pretensiones irreflexivas.

Tras este fallo es seguro que se presentará un incremento de las hordas demandantes. Corresponde a los profesionales médicos, y en particular a los patólogos, advertir la necesidad de implementar medidas de gestión del riesgo médico-legal que, insertas y concomitantes con la gestión de la calidad en salud, salvaguarden sus decisiones con un franco ejercicio profesional a la defensa preventiva, impidiendo que determinantes ajenos al inherente riesgo del error profesional permitan el desenfreno de pretensiones mezquinas y temerarias.

La desmesurada sentencia contra el Dr. Duque Echeverry hiere gravemente la dignidad de los Patólogos colombianos y representa un imperativo insoslayable para su fortalecimiento gremial, a la vez que es una invitación forzosa a los colegas latinoamericanos para emprender acciones solidarias para que se nos conceda el justo trato de profesionales humanos y honestos, y no el de dioses mágicos que nos pretenden imponer.

Jesús Pérez García 
Presidente SLAP

Check Also

Molecular Pathology/Molecular Biology Postdoc Positions

Two Postdoctoral Research Fellow training positions are available in the laboratory of Dr. H. Kim Lyerly at the Duke Center for Applied Therapeutics, at Duke University, Durham, NC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *