TITULARES
Inicio | Foro | Editorial | Editorial Nº 37

Editorial Nº 37

LA INDUSTRIA Y LA PATOLOGIA

DrMartinSangueza_2015A casi tres meses ya nos ponemos en la recta final para los últimos detalles del congreso, el cual, Dios mediante, esperamos que sea un éxito total.

Es sin duda un apoyo necesario e indispensable, el poder trabajar de la mano con las diferentes compañías para los proyectos a futuro de la SLAP. Desde hace casi 2 anos atrás, que me toco asumir la presidencia de la SLAP he tratado de contactarme con las compañías, conversando personalmente con la gente encargada y mediante cartas. Lastimosamente hasta el día de hoy, excepto por BioSB a cargo del Dr. Alfonso Heras, quien nos a ayudado con nuestra participación en la USCAP, ninguna otra compañía ha mostrado interés en apoyar a nuestra Sociedad.

La razón? No se explicar claramente, tal vez, no estábamos debidamente organizados en un principio y no contábamos con un servidor propio, el nombre de SLAP no estaba registrado y tampoco teníamos una oficina establecida.

Hoy en día contamos con todo lo necesario para mostrarnos como una Sociedad seria y con una proyección a futuro muy interesante. Es sin duda, un reto para la próxima directiva el gestionar el apoyo económico para el funcionamiento de la SLAP en sus diferentes proyectos y actividades, para empezar a proyectarnos como una de las Sociedades científicas mas importantes de habla hispana.

Acerca de Dr. Martin Sangueza

Servicio de Patologia Hospital Obrero Nro 1. Caja Nacional de Seguridad Social La Paz, Bolivia

Check Also

Editorial Nº 94

La caraqueña, es una canción que fue símbolo de la resistencia Boliviana ante la dictadura militar allá por los años 70 en donde el régimen militar expulso a muchos Bolivianos a otros países, esta gente como podemos imaginar, escapó con lo que pudo y como pudo, en principio solos y luego con la familia. Entre ellos, un maestro y músico compositor llego a Caracas y escribió una canción llamada la caraqueña, que en su letra dice lo lejos que esta, su ansiedad, su rio y su sol y las ganas de volver. Termina diciendo, que no hay mal que dure cien años.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *