skip to Main Content

Editorial Foro Nº 57

Raquel_Valencia

Saludos a todos, cuando entramos a la residencia de patología se nos explica que no llegamos para aprender histología, que eso es algo que debimos haber hecho durante la facultad, así también nos explican el día a día del patólogo, y el día a día del residente de patología…

Entre esas “tareas”, se encuentran las sesiones que pueden ser intradepartamentales o bien multidisciplinarias.

Durante mi primer año de residencia, teníamos sesiones intradepartamentales todos los días. Los patólogos adscritos seleccionaban casos, a veces muy complejos, otras tantas, casos de la rutina, y nuestra labor consistía en revisar las laminillas, actividad que hacíamos en equipo entre los R1, ayudados de un microscopio multicabeza, posteriormente debíamos hacer de forma individual nuestras Descripciones Microscópicas, necesarias para que aprendiésemos a distinguir la histología y las diferentes entidades patológicas, al final agregábamos nuestra impresión diagnóstica, y uno o más diagnósticos diferenciales.

Ahora tengo la oportunidad de trabajar en dos instituciones distintas, la primera es el hospital de Oncología que forma parte del sistema de salud pública del país, donde hacemos las descripciones macroscópicas, y al final agregamos un diagnóstico que debe contener a su vez todos los factores pronósticos y predictivos necesarios de acuerdo al caso; sin embargo, en la medicina privada, además de lo anterior, acostumbramos agregar la descripción microscópica.

Así que ahora mientras analizo los casos, lo primero que viene a mi mente en un caso “sencillo” es el diagnóstico, y en lo que me “atoro” es en hacer la descripción microscópica, (¿Qué decir de unas hemorroides no trombosadas?, ¿y el cartílago con cambios degenerativos de un disco intervertebral?. Y es aquí donde viene el punto de reflexión, ¿es realmente necesario incluir en el reporte de patología la descripción microscópica?, ¿a quién va dirigida?, ¿es útil?

Me parece que tal vez los casos oncológicos en los que toda la información necesaria puede brindarse en un reporte estandarizado, no sea indispensable. Sin embargo, también considero que al revisar el caso automáticamente empezamos a hacer una descripción mental de lo que estamos viendo, y de esta forma es que podemos llegar al diagnóstico. Te preguntas inicialmente que órgano o tejido estás viendo, si la lesión es neoplásica o no, de ser un sí, si la neoplasia es benigna o maligna, a que estirpe corresponde, etc, etc.

Así que considero que la descripción microscópica es una forma sencilla que tenemos para aprender patología, y en el ejercicio diario, llegar a nuestras conclusiones diagnósticas. De tal suerte que la descripción microscópica es muy útil, y va dirigida al mismo patólogo que está “dictando” el caso, y principalmente para que otro patólogo pueda recrear la imagen histológica con sólo leer la descripción de un colega, sin necesidad de revisar una laminilla.
Aquí dejo abierta la discusión, y espero sus comentarios… Muchas gracias.

Dra. Raquel Valencia-Cedillo
Coordinación de Patólogos Jóvenes SLAP

This Post Has One Comment
  1. De acuerdo con usted Dra. Valencia. En mi formación mis profesores siempre me invitaron a describir, fuera la descripción macroscópica o la microscópica, como si otro patólogo fuese a leer el resultado y eso me sirvió incluso para mis presentaciones. Ahora me ha tocado enseñar a médicos clínicos y es muy diferente su interes, pero trato de fomentar la relación médico- médico para que los pacientes siempre sean los beneficiados. Un saludo desde La Paz Baja California Sur

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

 

Back To Top